Personas Felices, empresas saludables. La implicación de toda la organización, clave para el éxito.

En esta ocasión os reproducimos el editorial que escribimos para Prevención Integral:

En los tiempos de incertidumbre en los que nos encontramos, con una tasa de desempleo por encima del 25%, parece que hablar de felicidad en las organizaciones es descabellado e incluso iluso. Sin embargo, numerosos estudios demuestran que creando un entorno de trabajo saludable se consiguen mejores resultados empresariales, las organizaciones mejoran y se aumenta la seguridad laboral, el sentimiento de pertenencia y la motivación de los empleados.

La pregunta entonces es ¿cómo hacer feliz a una organización? Hay muchos colectivos que están implicados en las actividades que realiza una empresa: empleados, directivos, accionistas; por ello tenemos que hacer actuaciones interrelacionadas que involucren a unos y otros.

La felicidad de los empleados se consigue mediante todas aquellas acciones que mejoran su salud tanto dentro como fuera del trabajo. Hay que realizar actuaciones directamente relacionadas con su puesto de trabajo (como evaluaciones ergonómicas u observación en el puesto), con la organización del trabajo (ergonomía participativa), con sus hábitos (programas de ejercicio físico o nutrición), con la posibilidad de que se lesionen (programas de reingreso en el puesto de trabajo), con los riesgos psicosociales (gestión de las emociones) o con colectivos especiales (maternidad, personal cercano a la jubilación)

Evidentemente, esta felicidad está unida al compromiso e intervención de los mandos intermedios que son la  correa de transmisión de la cultura preventiva y saludable. A éstos hay que dotarlos de herramientas que promuevan la seguridad y salud (programas de fomento de la rotación en el puesto de trabajo, detección precoz de síntomas de lesión) y que les permitan interactuar con los trabajadores, el servicio de prevención y los servicios médicos.

La felicidad de los directivos se consigue, en primer lugar, por su participación en alguno de los programas antes citados y, en segundo lugar,  poniendo en valor todas las actividades que se realizan en la organización, reuniéndolas en un modelo que les permita tener indicadores fiables sobre las actuaciones y sobre el retorno de la inversión de todos los programas (según diferentes estudios el ROI es de 1,25 € a 1 €  por ahorro de costos médicos y hasta de 4 € a 1 € en reducción de absentismo). Como ayuda para la sistematización, existen dos modelos de sistema de gestión que las empresas pueden utilizar: el promovido por la ENWP y el recientemente publicado por AENOR.

En definitiva, realizar actuaciones en Promoción de la Salud en el Trabajo y utilizar un modelo, propio o externo, que las englobe todas, genera hábitos saludables en los trabajadores y permite tener unos indicadores fiables que crean una organización saludable que hace felices a todos. Así, mejoraremos la salud de los empleados, los beneficios de la empresa y la imagen de la corporación ante la comunidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s